25
Sat, Nov
57 New Articles

México

En miras de mejorar la calidad de vida de las personas e incentivar el crecimiento económico de los estados donde se pretenden instalar las Zonas Económicas Especiales (ZEE), se generan retos específicos que es neecsario resolver para cumplir el objetivo.

En miras de mejorar la calidad de vida de las personas e incentivar el crecimiento económico de los estados donde se pretenden instalar las Zonas Económicas Especiales (ZEE), se generan retos específicos que es neecsario resolver para cumplir el objetivo.

Manuel Herrera Vega, reconocido empresario del área industrial, cree que poco a poco se han ido resolviendo temas como una posible competencia desleal que algunas empresas podrían llegar a realizar, aprovechando los beneficios de operar en las ZEE.

Un elemento fundamental es contar con una infraestructura competitiva que aún requieren muchas de estas ZEE, pero sin embargo, es un gran avance que ya existan proyectos de inversión y presupuesto pensando en que, a futuro, se ampliará la operatoria de estas zonas.

El segundo tema a resolver es el de la seguridad jurídica, es decir, en muchas de estas regiones (del sur-sureste de México) existe un gran reto en la tenencia de la tierra, por lo que se debe poner blanco sobre negro para que quienes deseen invertir conozcan bien las reglas de juego.

Un tercer a destacar es el capital humano, puesto que se necesita que existan habilidades en las personas de estas comunidades para que se pueda atender la mano de obra que requieran las empresas, lo que marca que una capacitación constante y una profesionalización de los posibles trabajadores es vital a la hora de que las ZEE sean atractivas.

Para el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados, el éxito o fracaso de las ZEE depende de componentes estratégicos como el regulatorio y el económico ya que permiten potencializar las ventajas naturales y regionales con las que cuenta cada región.

Cabe destacar que las ZEE son un proyecto federal con los que se pretende incentivar el crecimiento económico del sur-sureste de México, una zona históricamente rezagada, con la instalación de grandes empresas que tendrán beneficios tanto fiscales como administrativos en sus operaciones.