21
Mon, Aug
41 New Articles

Colombia

Venimos cronicando hace semanas que la situación del puerto de Barranquilla es bastante complicada, y cada día, nuevos desvíos de buques generan mayor sobrecosto logístico y quita competitividad al recinto.

Venimos cronicando hace semanas que la situación del puerto de Barranquilla es bastante complicada, y cada día, nuevos desvíos de buques generan mayor sobrecosto logístico y quita competitividad al recinto.


Esta vez, un cargamento compuesto por coque y cemento tuvo que ser desviada a los puertos de Santa Marta y Cartagena para su descarga, por la restricción que afecta al canal de acceso al puerto de Barranquilla, en donde solo pueden ingresar embarcaciones con un calado inferior a 8,5 metros.

Los productos, que venían en varios buques, fueron descargados en los muelles de las ciudades vecinas, para ser trasladados por tierra hasta Barranquilla, lo que encareció en un 15% los costos logísticos de los importadores, según datos de la Federación Colombiana de Agentes Logísticos, Fitac.

Para el director ejecutivo de la Sociedad de Puertos del Atlántico (Asoportuaria), Alfredo Carbonell, las restricciones afectan la competitividad de la ciudad, debido a que no pueden ingresar a la zona portuaria buques con grandes calados y aún no hay una solución a la vista en el corto plazo.

Por su parte René Puche, presidente de la Sociedad Portuaria de Barranquilla, señaló que la inestabilidad del canal de acceso no solo afecta a los puertos, sino también al desarrollo de la industria y, en consecuencia, a la economía de la capital del Atlántico.