Asia

Cuando hay crecimiento en la actividad portuaria, siempre es motivo de celebración pero en el caso de Asia, este aumento de buques lleva inexorablemente a una compleja congestión.

Cuando hay crecimiento en la actividad portuaria, siempre es motivo de celebración pero en el caso de Asia, este aumento de buques lleva inexorablemente a una compleja congestión.


En China, uno de los países con mayor movimiento de carga en el mundo, sus 10 principales puertos han logrado un crecimiento interanual del 6% en el primer trimestre de 2017 pero en contrapartida, los 3 puertos que mayor ganancias ostentan deben enfrentar enormes congestiones.

Se trata de los puertos de Qingdao, Shangai y Ningbo donde a la gran cantidad de navíos, se les suma condiciones climatológicas adversas y una niebla intensa que no permite operar con normalidad.

A medida que menos terminales son capaces de acomodar a los barcos más grandes, las dificultades operacionales que enfrentan los puertos y terminales se ponen cada vez más localizadas a medida que más tráfico se dirige a las instalaciones que pueden hacer el trabajo.

Una teoría es que los puertos chinos están experimentando un aumento repentino en el tráfico porque los cargadores quieren mover cargas antes de las alzas esperadas de la tarifa al contado y mayores términos anuales del contrato a Europa y Norteamérica que habrían comenzado en mayo, aunque aún no se visualiza mucho cambio.