Sidebar

27
Thu, Jun

El 2018 fue uno de los períodos más negros para la economía del autotransporte de cargas.

El 2018 fue uno de los períodos más negros para la economía del autotransporte de cargas.


Los costos de llevar mercadería en camión fueron los más elevados desde 2002 y superan en al menos 12 puntos a la inflación minorista récord de los últimos 27 años, estimada en 47%.

Uno de los principales responsables de esa suba fue el combustible, que trepó un 77% en esos doce meses y ya lleva acumulado un aumento del más del 100% desde la aplicación de la política de desregulación del mercado de hidrocarburos, en 2017.

Así lo indicaron estudios de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC), a partir de medir mensualmente los once insumos principales de la actividad. Los costos durante el año que pasó acumularon una suba del 61.53%. En una economía que no disimula un estado de estanflación, el sector opera en un contexto abiertamente recesivo y con fuertes caídas en los volúmenes transportados en el consumo masivo.

Además del combustible, en el marco de la maxidevaluación del peso (el dólar subió 100% en promedio) y la fuerte caída de la actividad económica, las empresas de camiones se ven afectadas en su operatoria diaria por el brutal aumento del Costo Financiero (175 %), y de los aumentos en los principales insumos de los equipos: Material Rodante un 99%, Lubricantes un 90,4%, Reparaciones un 77%, Neumáticos un 76% y Seguros un 72%. Todos ellos muy por encima de la evolución de los precios al consumidor (IPC), récord de inflación minorista de los últimos 27 años.

Otro duro golpe lo constituyó el aumento de precio en corredores nacionales y en los accesos a la CABA, Peajes trepó un 68%, otro de los factores que pesó fuertemente sobre las espaldas del sector, sin contar el nuevo y exorbitante aumento en los accesos a la CABA a partir de la primera semana del 2019.